Bestias del sur salvaje

Las expectativas que la publicidad me generó antes de ir a verla me han estropeado la película. Alguien, en una deficiente sinopsis, escribió: “El relato de una niña pequeña que tras el huracán Katrina en Nueva Orleans tiene que enfrentarse y convivir a una serie de criaturas prehistóricas que la tormenta ha despertado”. Y claro, el ansia de una película que combine sucesos fantásticos y surrealistas con la realidad, algo que echo tanto en falta desde hace tiempo, hicieron el resto.

Pero en lugar de eso me encuentro con la historia de una niña y su imaginación que vive en primera persona la catástrofe del huracán Katrina. El planteamiento desde luego es sugerente: “Los niños que viven situaciones anómalas, imaginan circunstancias anómalas”. Mas no es la primera vez que se hace. Ya es un planteamiento que por ejemplo se desarrolló en “Viento en las velas”, adaptación de la recomendable novela “Huracán en Jamaica” de Richard Hughes. O en “Tideland”, de Terry Gilliam. O en “Donde viven los monstruos”. O en el “Espíritu de la colmena”, de Víctor Erice. Y no creo que “Bestias del sur salvaje” sea superior a ninguna de las cuatro. Ni siquiera a Tideland que uno puede llegar a odiar profundamente.

Desde luego está bien dirigida. Y algunas imágenes son verdaderamente sugerentes. Esa estética de lo cutre, lo sucio y lo imperfecto que nuestras modernas ciudades están exiliando a la periferia se merecía una reflexión, esos panoramas que lejos de ser grandilocuentes de tan desoladores resultan hermosos. Benh Zeitlin es un director que puede deparar muchas cosas. Pero todavía no se sabe a qué puede llegar. Hay demasiados directores que actualmente necesitan un sucesor, y no los tienen. No ha surgido un nuevo Stanley Kubrick, ni alguien que recupere al Steven Spielberg, no al llorón y melodramático de ahora, sino al innovador de los comienzos, o a Coppola. Dentro de todos estos puestos vacantes curiosamente Benh Zeitlin parece emular y recuperar a uno que todavía se halla en activo, a Terry Gilliam. Pero todavía le queda mucho que aprender. Aún resulta demasiado ñoño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s