Origen

A Leonardo diCaprio muchos todavía no le hemos quitado el sambenito de ser el protagonista románticon de “Romeo y Julieta” y sobre todo “Titanic”. Sin embargo, hay que reconocerle el mérito de haber sido el actor más valiente de Hollywood en los últimos años: Shutter Island, El aviador, Gangs of New York,… y ahora “Origen”. Esa es la diferencia entre un actor que sabe escoger películas y otro que no. Por ejemplo, Will Smith no sabe elegir películas. Más allá de su carisma, en su filmografía no queda nada relevante. Rechazó Matrix en su momento, y se ha contentado con dos títulos de segunda fila de clara vocación comercial para todos los públicos como “Soy Leyenda” o “Yo Robot”. Por contra se halla Brad Pitt, que tiene carisma y encima pasará a la historia del cine de culto: “El club de la lucha”, “Babel”, “Snatch”, “12 monos”, “Malditos bastardos”,… aunque ésta última no es de mi predilección. En cualquier caso, volviendo a DiCaprio, es para levantarse del asiento y desgastarse las manos aplaudiendo. “Origen” es una película difícil, que muchos no comprenderán. Habla de la estructura de los sueños, de algo tan volátil como lo onírico, y lo hace construyendo un mundo propio con sus propias reglas, introduce una serie de leyes, de matices, es capaz de separarse del sentido de la realidad, de lo que vemos cotidianamente. En este sentido “Origen” es ciencia ficción en su estado puro, crear una ficción bajo principios razonables que se hace materia, que adquiere sustancia. Con “Origen” DiCaprio ha superado definitivamente Titanic, los límites del romanticismo fácil. ¿Y qué decir de su director: Christopher Nolan? Que lo ha vuelto a hacer. Ya nos dejó patidifusos con Memento, uno de los planteamientos más revolucionarios, originales, y a la vez difíciles de llevar a la práctica. Ahora se ha lanzado al vacío y ha logrado el más difícil todavía. “Origen” es la película que más me ha satisfecho desde “Matrix Reloaded”, en ese sentido que en dos horas es capaz de crear una realidad paralela, un universo capaz de evolucionar por sí mismo, sólo que si Matrix 2 excedía demasiado de escenas de acción y efectos especiales, “Origen” tiene el equilibrio justo. En definitivas cuentas y concluyendo, “Origen” es, con casi toda certeza, la película de culto del futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s