Archivos Mensuales: abril 2013

Otra tierra

O “Another Earth”. No sé si se puede encuadrar como película de ciencia ficción. Probablemente sí por el discurso, por la posibilidad que propone, de una segunda Tierra, un segundo planeta Tierra, como un espejo de esta, que se mantiene en perfecta sincronía con nuestro mundo, y que dicha sincronía se rompe en cuanto nos descubrimos mutuamente, en cuanto comenzamos a observarnos. Aunque por otro lado es un dramón de esos de personajes cuyas historias son tan extremas, de tensiones emocionales tan al límite, que no tienen más remedio que reunirse, que encontrarse, que atraerse como los polos opuestos de un imán, o como un electrón y un protón generando una reacción nuclear.

La película es un poco lenta de desarrollo, a veces se te olvida que es una película de ciencia ficción. Tiene varios aciertos, como la importancia de los medios de comunicación, como que los personajes se enteran de la realidad del mundo a través de estos medios, demostrando, al contrario que en otras cintas, que no somos omnisapientes, sino seres inmerso en una sociedad. Aunque presenta el riesgo de que si acaso no se trata de otra película de segundas oportunidades.

Cristal oscuro

Una de las dos películas dirigidas por Jim Henson. Un alarde de imaginación inconmensurable. Quizás se le pueda achacar que es mucho más oscura que la otra, que Labyrinth, menos agradable al ojo, en ocasiones truculenta, hasta el punto que se pueda pensar que no es una película para niños. No obstante, si se la encuadra en la época, es hasta cierto punto habitual que muchas películas infantiles parezcan casi cintas de terror. Como “Oz, un mundo fantástico”. O “Taron y el caldero mágico”.

En cualquier caso, otra cuestión por la que se puede caracterizar esa época es por la innovación en los diseños de las criaturas. Y en esto “The Dark Crystal” es la profeta de su tiempo, una de sus mayores representantes junto probablemente con “The time bandits”, de Terry Gilliam. Algunos de sus diseños aún no han sido superados, sorprenden de su rabiosa originalidad y harían enrojecer a algunos de los estrambóticos y anodinos animalejos de Avatar, y en mi opinión, y me gustaría saber si alguien pudiera confirmármelo o desmentirlo, es posible que haya influido en películas posteriores de la talla de “Nausicaa del valle del viento”, de Hayao Miyazaki.

Oblivion

Me gustó. Recomiendo verla. Aunque prácticamente no hay apenas detalle alguno de la película que sea completamente original, completamente nuevo. Quizás la imagen, el diseño de los artefactos, de la casa sobre la torre, ese azul que parece dominarlo todo. Pero en lo demás Oblivion es un homenaje, a las novelas de Phillip K. Dick, a Matrix, incluso a Independence Day. Pero eso no quita que tenga la capacidad de emocionar, de como Terminator que temas por la humanidad, que sufras por el destino de una especie, de nuestra especie, que se halla al borde de la aniquilación.

Por ponerle un fallo, que a veces se pasa de sentimentalismo, que hay demasiado metraje de la cinta dedicado a las conversación de pareja. Y es que no hay nada perfecto. Pudiera parecerse más a esas pelis de acción/ciencia ficción de los 80, 90, como Desafío Total en las que las pasiones se sobreentienden, no hace falta demostrarlas. Pero tendencias son tendencias, y esa, desgraciadamente, es una de las tendencias hoy día.