Birdman

Es curioso que las películas más innovadoras desde el punto de vista técnico que he visto en el último año, son de directores mexicanos. Me estoy refiriendo a Gravity, de Alfonso Cuarón, y ahora a Birdman, de Iñárritu. Rodada como si fuera una única toma, sin cortes, de manera continua con una perfección digna de elogio en cuanto que acelera y detiene el tiempo, rueda las escenas correspondientes a varios días en una cinta de dos horas y media en la que nunca se para de filmar. Por ello, dota a la grabación de una intensidad inusitada. No es una película para llevar palomitas, porque el propio ruido de la masticación te previene de darte cuenta de detalles de los que te gustaría haberte percatado. Sobre el argumento, presenta una cierta índole metatextual de una historia que habla sobre unos personajes que tratan de llevar adelante una obra de teatro que acaba resumiendo sus propias vidas. Hace una distinción bastante coherente de las estratos culturales. Me refiero a que trata sobre la distinción entre el gran público, la cultura de masas, y aquellos que se regodean en la palabra arte y compromiso, disponiéndose en las alturas celestiales. Los personajes están muy bien definidos, hay varias interpretaciones que podrían considerarse muy buenas, si no magistrales. Y desde luego, repito, no hay momento para aburrirse. En resumen, un título recomendable, uno de los títulos potentes para la próxima entrega de los Óscar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s