Casas que parecen panteones

banos-arabesTotalmente recomendable es la visita al Centro Cultura Baños Árabes de Jaen. Si bien por fuera el palacio engaña y parece contar únicamente con tres plantas, al estar situado en una pronunciada cuesta montaña abajo, ya de por sí el edificio es interesante por la cantidad de pisos y más pisos, sótanos y más sótanos, que no dejan de aparecer, por las diferencias de niveles, por las salas que aunque hayas pasado por delante una y otra vez, resulta que giras en una esquina y te encuentras un ala en el que no habías estado. Para quienes les gusten los laberintos es una gozada. Y para los aficionados a los yacimientos arqueológicos como los de los baños árabes, o quienes quieran visitar un museo de artes y costumbres populares.

Es acerca de esto último sobre lo que redacto la entrada de hoy. Hay una sala dedicada a la casa rústica, y otra a la casa burguesa. Por supuesto hablo de las viviendas tradicionales del siglo XIX y principios del XX, incluso que todavía quizás pudieran persistir en los primeros años del franquismo. Me reconozco más en la casa rústica, más similar a las de mis abuelos por parte de madre y de padre en Andalucía y Extremadura, con las camas de armazón de hierro altas, las colchas de encaje, los candiles, los braseros, las chimeneas, las paredes encaladas, la sencillez, aunque no tanto con los bidés y con los urinarios sobre una vasija (después de todo no soy tan viejo). Sobre la vivienda burguesa una nota, posiblemente un poco macabra. El estilo predominante entre las clases ricas en esa época era el ecléctico, el dominante en la segunda mitad del XIX caracterizado por la mezcla de estilos históricos del pasado: griego con egipcio, romano con islámico, bizantino con oriental,… La cuestión es que vas a un cementerio y te encuentras igualmente los panteones familiares de cuando las familias adineradas no incineraban a sus difuntos y se enterraban todos juntos, y para ello construían pequeños edificios con toda suerte de lujos y de mármoles, y estos eran diseñados en estilo ecléctico. Por lo cual, aquí va el comentario. Observaba las lujosas camas ricamente decoradas, las alcobas, las cómodas, los armarios y los baules, todos con esa mezcla de historicismos, y daba la sensación de encontrarte ante un panteón. Aún más, vas por la típica ciudad de provincias que conserva como Bienes de Interés Cultural los palacios de las familias ricas burguesas de antaño, que ya no son palacios sino que han sido reconvertidos en apartamentos, pero que conservan las apergaminadas fachadas de piedra con sus angelotes, sus grutescos, sus columnas dóricas, toscanas, jónicas y compuestas, y las balconadas renacentistas y barrocas, y exclamas y tocas madera, y todo lo que haya que tocar, porque te preguntas si acaso no te has metido en un cementerio.

 Panteon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s