Tokyo ya no nos quiere. Ray Loriga

Novela de ciencia ficción española, en mi opinión no demasiado brillante, de lenguaje que resulta pretencioso y recargado, así como la acción acaba siendo un poco repetitiva.

No obstante, de planteamiento realmente sugerente. En un futuro no muy lejano en el que las grandes epidemias del XX, como el SIDA, han sido erradicadas, una compañía farmacéutica da con la fórmula de una droga que permite a quien la consume desenlazar la sinapsis neuronal que le une a determinado recuerdo. Esto es, la química del olvido selectivo.

Alguien dijo que la felicidad consistía en tener buena salud y mala memoria. En esta perspectiva, ¿no habría quien daría lo que fuese ante la posibilidad de borrar de un plumazo y para siempre determinados recuerdos funestos? La felicidad al alcance de un pacto con la química, puesto que una vez erradicadas las verdaderas epidemias, toca la hora de crear enfermedades: la depresión como una enfermedad; la tristeza, el desamor, las crisis del ego, la frustración, la presencia de la muerte, los recuerdos dolorosos,… como enfermedades para alimentar la maquinaria del nuevo orden.

Imaginad un mundo en el que todos fuéramos felices, sin recuerdos dolorosos, sin deudas psicológicas, sin neuras, sin manías persecutorias, sin traumas infantiles, sin tendencias obsesivas,… Bienvenidos al infierno de la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s