Caída y auge de Reginald Perrin. David Nobbs

A un día del triste fallecimiento de David Nobbs, es lícito recordar una figura como la de Reginald Perrin, el gran personaje del escritor, y por el que será recordado como uno de los grandes adalides de la literatura humorística británica durante el siglo XX. El sarcasmo como forma de vida, como vía para escapar de lo anodino, de la tremebunda repetición de lo cotidiano. Años de comportarse como el buen chico, de no salirse de lo marcado, y un buen día Reginald Perrin explota. A decir verdad esta es la única novela que he leído del personaje y del autor, no podría dar un veredicto a la globalidad de la obra y de las andanzas del despendolado Reggie. Pero si me permiten opinar diría que se trata de un humor que, habiendo sido concebido en la década de los setenta, podría comprenderse como el antecedente de los monologuistas. El sentido de la gracia de Nobbs no busca lo absurdo por lo absurdo, no indaga en los límites del surrealismo, es un humor que redunda en lo cotidiano, en lo ilógico que realizamos diariamente. Por eso hace gracia, porque estamos tan habituado a ello que no nos damos cuenta que podríamos hacerlo de otro modo, y mientras tanto el universo nos observa con ojos extrañados y sonrisas cómplices. En este contexto, el humor de Nobbs es una aventura y una investigación que descansa en el ciclo. Porque al final todo vuelve a ser lo mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s