Ignacio Escolar. 31 noches

Los españoles no sabemos lo que es la verdadera delincuencia organizada, como se las gastan al otro lado del océano, el horror de ser una víctima, que te vayan a ajusticiar y te encuentres maniatado y amordazado en una habitación en frente de una cuba llena de ácido. Esa es la base de la novela de Ignacio Escolar, un periodista demasiado confiado que se interna en los bajos altos fondos de las discotecas madrileñas y que se horroriza y se espanta ante todo lo que ve y observa. Le engañan, no le dejan de dar mil vueltas, gañanes, gente sin moral, sin más inteligencia que la de embaucar a los que le rodean. La novela es corta, bien tramada, fácil de leer, interesante. Quizás como apunte que esté redactada desde un punto de vista bienpensante, de alguien que no concibe que pueda haber mal en esta sociedad, personajes maquiavélicos y sin escrúpulos, y que francamente actúa desde el olvido absoluto de la historia. La naturaleza humana está ahí, en este país hemos vivido situaciones peores que un cubo de ácido, solamente contemplar “Los desastres de la guerra”. En este contexto, Ignacio Escolar actúa desde la ingenuidad, de aquella que es incapaz de contemplar de lo que somos capaces, o que vende como novedad cuando no lo es de lo que somos capaces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s