Gente normal

Ahora que tengo un trabajo, que me codeo con gente que llega a final de mes, con sus problemas de gente que llega a final de mes, los hijos, la familia, la pareja, el divorcio, una vida aparentemente normal en definitivas cuentas, resulta que echo de menos las excentricidades de mi existencia anterior, personas de rarezas y obsesiones incurables, que se entregaban y se confesaban porque no tenían nada que perder, en los que podías confiar a medias pero que siempre estaban ahí. Las personas de las que ahora me rodeo, con un empleo bien pagado y la vida más o menos delineada, poseen demasiado como para entregarse, como para ser excéntricos. Por ejemplo para dar alas al estrés, para confesar que son ufólogos, adoradores del diablo, que mantienen una vida perversa detrás, con aspiraciones ocultas, que den rienda suelta a una imaginación y a una creatividad desbordante. En el fondo a veces parece que para estar aquí haya que dejar atrás la imaginación, para poder convivir, para no desatarse. En el fondo no puedes olvidar que estás rodeado de gente normal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s