Star Wars para Dummies

694px-Star_Wars_Logo.svg

Para todos aquellos que dicen que no son de Star Wars, o los que critican la mitomanía que se ha generado en torno al fenómeno.

Los ochenta son los ochenta gracias a Star Wars. 1977, en el mundo todavía coleaban los efectos de la crisis energética, encarecimiento del petróleo, cierre de industrias, paro generalizado, la guerra fría que se recrudece con la política de Brezhnev. La economía occidental que todavía no sabe para donde tirar. En este contexto la narrativa es poco dada a fantasías. James Bond, Barry Lindon,… Predomina el realismo en un mundo en el que la gente parece querer tener los pies en la tierra.

Sin embargo de repente aparece Star Wars, una simple película fantástica, pero que no obstante tiene un éxito fulgurante. La tendencia cambia. Los ochenta se convierten en la década de la ingenuidad, de la exploración imaginativa. Películas con temáticas aparentemente infantiles inundan el mundo de los adultos. Deviene una etapa de suma creatividad. ET, The Goonies, Indiana Jones, Cortocircuito, Regreso al Futuro, Robocop, Dune, Conan el Bárbaro, Cristal Oscuro, Labyrinth,…

Los ochenta se convierten en una era de surgencia y resurgencia de mitologías con carácter de culto. La imaginación al poder. Star Wars consigue un logro hasta entonces inédito, consigue aunar el mundo de las subculturas (ciencia ficción, fantasía épica, robótica, informática, ecología,…) con la cultura de masas. No es que estas expresiones minoritarias no existieran previamente, pero Star Wars concede un paso de gigante en su expansión, es el buque insignia que posibilita el fenómeno.

Los ochenta de este modo es una era de cambio de mentalidades hacia un mundo nuevo, más imaginativo, con la emergencia de un sinfín de nuevas sagas, es la época donde definitivamente de la modernidad se pasa a la posmodernidad, del fordismo al posfordismo, del industrialismo al posindustrialismo en palabras de filósofos como Fredric Jameson. La cultura de masas se expande, se diversifica. Más bien se transforma. Del paradigma industrial se pasa a la terciarización, de la estandarización se tiende a la customización. Esto es, de un producto único y estandarizado para las masas cambia la situación hacia una etapa donde prácticamente cada consumidor obtiene productos a su medida. De ser el arte algo exclusivo de unas minorías elitistas, se diversifica para convertirse en fenómeno de masas. Star Wars introduce nuevos conceptos económicos, en relación con la mercadotecnia. La industria y la producción tienen que transformarse para satisfacer la demanda. En palabras de Rem Koolhaas, uno de los creadores más influyentes de las últimas décadas, la posmodernidad se define como la época donde la producción se subordina a la lógica de consumo. Anteriormente en los sesenta había una estética, en los setenta otra, en los ochenta más que una estética, cuando de habla de los ochenta se habla de todo lo que ocurrió en los ochenta. Y en los noventa, y en los primeros 2000 y en la actualidad.

El cine cambia con Star Wars, no solo por la aparición de títulos de fantasía, sino a nivel técnico. Con Star Wars se fundó la primera compañía dedicada exclusivamente a los efectos especiales (Light and Magic), con Star Wars se iniciaron los procesos de efectos digitales por ordenador. No digas que no eres de Star Wars. ¿Crees que te gusta el cine? ¿Dices ser un/una entendid@ en el el séptimo arte? ¿Te gusta la trilogía cinematográfica de “El señor de los anillos”? ¿Te gusta Pixar? ¿Te sientes fascinad@ por cualquiera de los alardes técnicos que se llevan a cabo en el cine actualmente? No hubiera sido posible sin Star Wars.

En definitiva, no es tanto la película en sí, lo que cuenta, como su éxito. El éxito y la admiración que conlleva, produce y le acompaña como el catalizador de la nueva sociedad. No digas que no eres de Star Wars, no digas que no vas al cine simplemente porque no te gustan las películas de muñequitos. Si es así no sabes lo que estás diciendo. Sencillamente por interés sociológico, histórico, cultural, artístico, la semiótica escondida, etc., existen un sinfín de razones para ir a ver Star Wars.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s