A veces pienso

A veces pienso: tengo demasiada empatía para ser profesor, me reconozco de más en los problemas de los estudiantes para ser profesor, me falta maldad para ser profesor, trato en exceso de meterme en la cabeza y en las motivaciones de los niños y niñas para ser profesor, me dejo llevar y me apiado más de la cuenta de las lágrimas de cocodrilo, de los problemas de cada pupilo, para ser profesor, me cuesta distanciarme de la visión distorsionada de los adolescentes acerca del mundo para ser profesor, me sobra imaginación y variabilidad a la par que me falta estructura y orden para ser profesor, siento y me tomo de manera harto personal intentar inculcarles diferentes puntos de vista sobre la vida, la cultura, la naturaleza y la existencia para ser profesor. Pero después me digo: ¡Qué carajo! Si no fuera así no sería profesor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s