Se acabó la fiesta

Terminó llegando, el último día de las vacaciones. Lo hizo con un sueño, con un nuevo tipo de pesadilla. Me hallo en una clase y soy incapaz de controlar la disciplina. Me desgañito, pierdo la voz a vivo grito, y con ello despierto en mitad de la madrugada. La deformación profesional me alcanza hasta en sueños. Ya no es solo que se me caigan los dientes, caerme por un precipicio, o verme desnudo en un espacio público. En verdad, tenía que acabar ocurriendo, los puñeteros adolescentes comienzan a minar mi cordura. Espero que no pase de ahí, es tan solo un mal rato en brazos de Morfeo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s