Contraposiciones

No soy un ser para la primavera, los trastornos térmicos, los días que se hacen más largos, la excesiva luz, los campos henchidos de flores, sobre todo eso, henchidos de polén. La astenia, la alergia, las irritaciones de garganta, mi pecho que se hunde a base de tratar de no respirar, de contener el estornudo. Tú en contraposición eres un ser del verano, y tienes la primavera en preparación. En eso nos diferenciamos. Ojalá, mi reina dionisíaca, nos hubiéramos conocido en otoño. La primavera para mí es el lento sepelio hacia el estío. El sol cayendo a plomo, el agobio, la insolación. El verano me incita a salir de noche, en verano soy un vampiro. Por contra en invierno soy un ser diurno. Caminar por el campo, lo haré en otoño y en invierno, tomar el sol y pasear por la playa, lo haré en invierno. El verano para mí es las desgana, el hastío. Tú eres de primavera y yo soy de otoño, tú eres de flores, yo soy de árboles de hoja cayendo. Tú eres de tumbarte al sol y broncearte, yo  soy de mantenerme blanco y pálido. Seré persona planta, con veinte minutos de exposición solar bastan, seré blanco lechoso clorofílico todo el año. Tú eres de fotografía paciente, yo soy de exploración nerviosa. Tú eres desprendida de orgullo, yo lo poseo en exceso. Tú eres impulsiva y pasional a ratos, yo soy desapasionado y constantemente cerebral. Cuando el cerebro haga el amor con el sexo nos encontraremos, cuando la razón forniqué con el descontrol allí haremos migas. Ojalá fuera en otoño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s