Kiki. El amor se hace

Estamos de enhorabuena. Por fin en el cine español se ha logrado combinar lo romántico con lo perverso, y lo hace de manera natural y radiante. Quizás porque el tema es el sexo y no solo que sobre el sexo se trate, sino que se convierte en un personaje más. O más bien las parafilias que se describen, de las que se habla, adquieren personalidad y evolucionan. Como espíritus o pequeños demonios que se mueven por el mundo e inoculan su voluntad a los humanos que los sufren. O los gozan, quién sabe. No son añadidos para crear morbo, como diciendo, venga, vamos a introducir una escena o un comentario fuera de tono para atraer al espectador y descolocarle en un momento dado. Si somos así es que somos así, qué le vamos a hacer. Acéptame como soy, por qué pretendes cambiarme. Finalmente, la clave del asunto es la empatía. Te ríes, te parece imposible, no puedes parar de reírte y a veces hasta de avergonzarte y sonrojarte. Pero claro, ¿y si fuera verdad? Es que uno ha visto tanto allá fuera, y para qué crearse traumas sobre el asunto. Vive la vida, deja vivir, aprovecha Madrid (los que hayan visto la película sabrán de lo que hablo). Una película muy recomendable para ver en pareja, o solo, pero sobre todo con alguien a quien quieras, o con quien quieras, abrir la mente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s