El valle de los carneros, Corazón Gigante, este verano el cine islandés lo peta

Nada para soportar mejor el calor que paisajes gélidos y personajes gélidos. El efecto aire acondicionado de contemplar ventiscas de nieve, mares en calma y rostros vikingos ateridos. Me encanta la falta de palabras, todo a base de gestos broncos, de monosilabos o interjecciones guturales. La riqueza lingüística es extraordinaria (sarcasmo). Pero al menos son sinceros, sienten lo poco que dicen y lo que expresan, no se ocultan detrás del lenguaje recargado, de bonitas palabritas que después no se cumplen. Dramas muy humanos, cargados de emociones. Sencillos pero contundentes y veraces. Quizás con finales demasiado cogidos por los pelos que dejan un sabor agridulce en la boca. No obstante, para pensar y discurrir. El próximo verano a lo mejor me voy a Islandia. Dejar Sevilla atrás, el calor atrás, irme a ver glaciares y volcanes, y a ver si alguna islandesa me quiere raptar 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s