El ciclo sentimental

¿Cómo saber si un determinado recuerdo sucedió antes que otro? Como posibles respuestas, en primer lugar si somos capaces de relacionarlo con una cronología, con otros acontecimientos coetáneos. Por ejemplo, tuvo lugar estando mi abuela viva, en las cercanías de mi decimoséptimo cumpleaños. En segundo lugar, estableciendo una relación causal, tal hecho se desarrolló como consecuencia de tal otro, lo que se puede denominar un “encadenamiento”. Aunque igualmente se podría dudar acerca de cuándo experimentamos tal encadenamiento.

En cualquier caso, ¿qué importancia nos merece la cronología? ¿Qué relevancia ha de tener para nosotros localizar un hecho en el tiempo y en el espacio? Ninguna. Lo que realmente debe incumbirnos es la probabilidad de que un hecho, como un sentimiento, pueda ser rescatado del pasado para influir en el presente. El otro día, hablando de “Hegel y la complejidad”, concluíamos que la dialéctica puede ser entendida como una constante recuperación del pasado. Lo que sucede y se antepone a nuestros deseos e iniciativa rara vez es nuevo, sino recuperado, adaptado a las condiciones actuales. De este modo, ¿cómo saber en la historia si un momento determinado es anterior o posterior a otro? Por los restos, por lo que queda de las civilizaciones pretéritas, de las relaciones pasadas, sin importar si existieron antes o después, simplemente que estuvieron ahí y que podemos rescatarlas. La historia no debe ser comprendida ni como una línea ni como un ciclo, sino como un fondo de reserva. El único instante de interés real en la historia es el presente, y el estudio de la historia debe basarse en la vigencia de los restos en la constitución del presente.

¿Cómo distinguir una relación sentimental de otra? Por ejemplo, por la manera de comportarse la persona, por la reacción química o física ante ella, por la conversación, por aspectos añadidos. Ahora bien, ¿cómo saber si una relación sentimental sucedió antes que otra? Desgraciadamente nuestras vidas son demasiado cortas para que esta pregunta tenga sentido. Pero imaginad que tuviéramos mil años. Podríamos entender, lo que nos permite discernir una aventura en el tiempo es el bagaje, lo que antepusimos a dicha relación. La historia debe comprenderse diferente a la experiencia. La historia es el fondo de reserva, la experiencia es como confrontamos el fondo de reserva ante el mundo. La experiencia se basa en el ciclo sentimental. Nuestro ser entabla relaciones con otro ser, con un ente distinto a nosotros. La tesis se basa en esas diferencias. La tesis es novedosa, es lo que vivimos aquí y ahora. La antítesis nunca lo es, consiste en la resistencia a aceptar plenamente la tesis, es el bagaje, es el pasado, la frustraciones amorosas, el gozo anterior. Se suele decir que la primera relación siempre es la más plena, porque no tenemos con qué compararla. Las siguientes siempre la tendrán como premisa. No estoy de acuerdo. Siempre hay algo que comparar a lo que vivimos. El bebé recién nacido, el adolescente en su primer amor, compara lo que vive con el vacío, con la inexistencia, con la posibilidad de que eso pueda no tener cabida. Existe, está ahí, esta es la síntesis. El primer amor, o el primer sentimiento no es ni más pleno ni más intenso, simplemente se lo idealiza con el tiempo. La idealización tiene que ver con el desaprendizaje. Con lo que olvidamos de ese primer amor. El secuestro de los sentidos, el rubor, los celos, la rebeldía, el daño que recibimos o que acometimos. Pero tranquilos, cualquier cosa que desaprendemos es tarde o temprano rescatada. El ciclo sentimental se basa en esto, en el tiempo que tardamos en reproducir un sentimiento aletargado en nuestra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s