Si de verdad…

Si de verdad fueras mi amiga te atreverías a quedar conmigo a solas, aunque fuera con mi promesa de caballero de que nada va a suceder. Hablaríamos sobre el pasado, sobre lo que fue o pudo ser, sin vergüenza, sin señalar que conversar solo lo hacen los quinceañeros, y sin hacer mención sobre el futuro, sin promesas, sin el ojalá volviéramos a ese punto, retomarlo desde ese instante, sin promesas vanas, sin provocar ni elucubrar acerca de expectativas irreales. Si de verdad fueses mi amiga no me andarías recordando ni ensalzando lo que significa “amistad” en cada momento, no te ofrecerías a ti misma como adalid y figura de la verdadera camaradería, dejarías que fluyera de manera natural, que evolucione hacia donde tiene que llegar. Si de verdad quisieses eso tratarías de comprender lo que soy y no de convertirme en lo que no soy, de que me adapte a tu mundo. Si de verdad lo que buscaras fuera mi amistad no te importaría en un momento dado que lo quisiese fuese marcharme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s