Prometeo mal encadenado. André Gide

La primera vez que supe de un escritor llamado André Gide, fue cuando me sentí atraído por el título de un libro denominado: Prometeo mal encadenado. Es decir, hace dos semanas. La primera y única obra que he leído por el momento del autor. Pero ya he aprendido bastante. Gide inspiró a Sartre y Camus. De hecho, en esta novelita de 1899 podría reconocerse una influencia directa de “El mito de Sísifo”. Ambos, Gide y Camus, se refieren a temas de la mitología griega. Pero los adaptan, los tergiversan a su conveniencia, los transforman en clásicos modernos y para la psicología moderna. El mito de Prometeo, que otorgó el conocimiento y el fuego a los hombres, y que por ello fue castigado por los dioses a ser encadenado en una roca y que un águila le devorara el hígado todos los días para que le volviera a crecer por la noche. En este caso se trata de Prometeo “mal encadenado”. Un Prometeo que acepta su castigo, e incluso se entusiasma con ello. La relación de Prometeo y su águila, de simbiosis mezclada con parasitismo. Como indica: Más que amar a los hombres, me interesa lo que los devora. Una relación extraña, tratada de manera coherente en esta obrita corta, que se lee enseguida, prácticamente se la devora, escrita en un estilo de lo absurdo, y a veces que confunde. Pero que maravilla por el concepto, por la sorprendente novedad, esa que nos indica que lo que más trasciende de nosotros mismo es aquello que en principio implica nuestra destrucción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s