La casa abarrotada

Los armarios llenos de trastos,

las estanterías rebosantes de libros,

pronto tendré que hacer una selección,

esto lo necesito, esto no,

en mi casa abarrotada;

pero qué hacer con tu recuerdo,

entre hueco y hueco ya no queda espacio para tu remembranza,

espesa,

abultada,

en el guardarropa y en mi cama;

si, tal como expresaste la intención,

tú no quieres recordarme no tendría por mi parte que hacerlo contigo;

mas qué hacer con mi promesa

porque aquel día me inquiriste si me acordaría de ti;

y yo respondí que sí,

al menos cuando fuera viejo,

los músculos me fallaran,

el oxígeno me faltara, pero

capaz de decirme: “Estuve contigo”,

en mi casa abarrotada;

mas eso cuando sea viejo;

necesito luz,

necesito aire,

espacio para más libros,

y un nuevo amor con la cabeza en su sitio,

sin miedo y sin dudas,

alegre y confiada,

en mi alma saneada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s