Geografía

Si me hablas de rosas rojas

a mi cabeza retrotrae pétalos en el lecho,

si me indicas sobre la belleza del jardín

yo pienso en el banco escondido contigo a horcajadas,

si me hablas del atardecer en la playa

mi sonrisa aviesa porque era nudista,

si de aquel paraje lejano

contesto con el asiento trasero del coche,

cuando rememoras el bosque

pienso en dos fieras enzarzadas arrancándose la ropa,

te refieres al trabajo en la oficina

y prefiero cavilar en las horas extras en la mesa de juntas,

o acerca de la tristeza del cementerio

mi imaginación te sueña desnuda sobre las flores secas;

qué culpa tengo yo

si tienes la manía

de pensar en geografía de manera evidente

en vez de perversa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s