Los siete hijos de Simenon. Ramón Díaz Eterovic

Segundo libro del detective Heredia que leo tras “Muchos gatos para un solo crimen”. Los detectives no son superhéroes sino seres de carne y hueso. En Heredia hay mucho de Humphrey Bogart. Detective noir típico, con éxito entre las mujeres (a excepción de las que él desea), con un pasado atípico que lo ha marcado, invadido frecuentemente por la amargura, un investigador culto con frases para cada ocasión, capaz de pronunciar discursos grandilocuentes sobre lo vacuo, efímero y egocéntrico de la condición humana, con un cierto descreimiento y desesperanza en la bondad de la sociedad, sin embargo cuestiones que no le impiden cumplir con su cometido incorruptible y llegar al fondo del asunto. La narración del caso se confunde con demasiados otros trasfondos que como es común solo empiezan a resolverse hacia el tramo final. Si acaso un detalle que diferencia y distingue a este detective Heredia de otros es que posee un gato blanco, Simenon, con el que imagina que conversa y comparte datos del trasunto. Viva Simenon. Adoramos a Simenon. Como dijo Jacques Cocteau: “Prefiero los gatos a los perros porque no hay gatos policías”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s