Archivos Mensuales: julio 2017

Dunkerque. Christopher Nolan

Tiempo perdido, eso es lo que se puede argumentar de Dunkerque, una pérdida de tiempo.

Christopher Nolan, inventor de mundos, uno de los pocos que ha sido capaz de ofrecer en la última década algo que no esté manido o repetido hasta la saciedad, desarrollador de lenguajes y de mundos inexplorados. Con Origen creó una nueva mitología contemporánea. Con Interstellar, ya, sí, larga y aburrida como ella sola. Pero la exploración espacial realista, los agujeros negros, los colores primarios, los tempanos de hielo, todo. O Memento. O la renovación del cómic de superhéroes que desafortunadamente no ha calado en el resto del universo cinematográfico. Ese Joker a la altura de Frank Miller.

Y de repente a Nolan le da por hacer una película bélica. Lo dicho, dos años perdidos de la vida de un gran creador. Tiempo perdido. La primera vez que vi el trailer de la cinta me eché las manos a la cabeza. No puede ser. Acudo a las salas y me repito e insisto: No puede ser. Esa sensiblería bélica de fondo, esa glorificación de la valentía y de la entrega, justificado porque supuestamente se lucha contra el mal, contra un enemigo que es el demonio mismo. Con “La delgada línea roja” el cine bélico tendría que haberse extinguido. Muy buena fotografía, excelente desarrollo de la trama. Y sin embargo, nada nuevo bajo el sol. La enervante musica de fondo, como el sonido del motor de un submarino. Hora y media en esa tesitura resulta insoportable. O lo predecible de la trama, en los primeros minutos de cada línea argumental ya se adivina de qué manera va a concluir. Así como falta de medios. Esas líneas raquíticas de soldados, ¿dónde se vislumbra ahí los cuatrocientos mil militares embolsados? ¿O las cuarenta mil víctimas de la conflagración? Y, ¿tres aviones spitfire? ¿Una película bélica con solo tres aviones contra todo el potencial nazi? Ves una fotografía real de la batalla, una en blanco y negro, borrosa, con el granulado y el paso del tiempo que se nota, y Dunkirk, de Christopher Nolan, se queda en pañales. Un espectáculo de autor. La prensa la proclama como la gran película de Nolan, se ve que a los críticos no les gusta la ciencia ficción ni los superhéroes, su quehacer sobra de engreimiento y peca de falta de imaginación; porque ese es el punto álgido de este título, la reputación del director, porque por lo demás un espectáculo fallido.

Roma y los bárbaros. Terry Jones

Como cualquier libro de historia que se precie, el contenido de “Roma y los bárbaros” es muy discutible. En Internet encontrarán críticas de todo tipo, especialmente favorables, pero esto último no quiere decir nada, porque si alguien puntúa es que ha leído el manuscrito, y si lo ha hecho mayormente sucede porque ya de entrada esté de acuerdo con la opinión vertida, o haya mostrado interés porque la descripción de la contraportada le ha seducido.

Como fue mi caso. Una historia alternativa, una que habla de los romanos como asesinos de civilizaciones. Julio César arribó a la Galia, vio y aniquiló. Entró con la voluntad de aquel dispuesto a convertirse en dios, con el derecho de quien tiene el propósito de acabar divinizado en un panteón. Mató a una tercera parte de los galos, con otra se alió y a la que quedaba la esclavizó. Esquilmó tribus enteras. Líneas genéticas de herencia con miles de años de antigüedad fueron borradas de la faz de la tierra. E históricamente esto se ha justificado por gracia de una civilización superior que somete a los bárbaros.

Me seducía este punto de vista, tengo que reconocer por un cierto nacionalismo. Porque, por ejemplo, los íberos. O los lusitanos, los carpetanos, los vetones, los arévacos, etc. Me encontraba harto de historiadores que consideran que antes de Roma no hubo nada. O previamente a los fenicios, a los griegos. La civilización emergió en la Península Ibérica por aportación extranjera, los oriundos peninsulares eran unos inútiles con la mente endeble, salvajes con taparrabos.

Sigue leyendo

Mediterraneos. Rafael Chirbes

Como el mismo autor indica, Mediterráneos es una colección de artículos publicados en revistas, mayormente durante la década de los noventa. Referencias a viajes, a lugares donde el escritor estuvo, impresiones, aclaraciones, descripciones e historietas varias. Así como algunos de los artículos fueron modificados para que hubiera coherencia en el conjunto.

Sigue leyendo