Casi preferiría I

No en mi mejor momento, al menos anímicamente. Después de cumplirse el sueño ansiado, el anhelo esperado, contar con un trabajo estable, y bien remunerado, la independencia económica, resulta que no me encuentro mejor que antes. No fluyen las ideas, el desparpajo, la originalidad. Me convierto en un mindundi. Incluso me he vuelto menos sedentario, más nómada, a localización por año. Lo peor es que parece que evoluciono pero no lo hago. Me degrado, degenero, hacia peor, hacia la decadencia. El cambio climático, el calentamiento global, ni una sola gota de lluvia en octubre, las nueces que en los nogales se quedan enanas, la inestabilidad política, y por mi parte lo único que se me ocurre es escribir una entrada en el blog quejándome. Ay de esos tiempos en que pensaba que con la economía saneada vendría todo, la pareja, convertirme en una persona madura y mayor, una familia propia, una casa. Ay de esos años que concebía que cuando lo consiguiera, salir del bache, escapar de la crisis económica, vendría el devenir rodado. Ay de esos tiempos, ¿dónde quedaron?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s