Casi preferiría II

Si me vas a ofrecer tu cariño, que sea hasta las últimas consecuencias, no me dejes con medias tintas. Que no sea un hacer la pelota para que te solucione el problema del ordenador, o para que te aconseje en la difícil tesitura que te aguarda, eso ya lo hago gratis. Si me vas a ofrecer tu comprensión, que sea siempre y a cada momento, y no ahora me acerco y ahora me retiro porque probablemente pienses que empiezo a pensar que quieres más de mí. Ese miedo que tienes. ¿Tan anodina es tu vida que te es tan difícil entender cuando se te desea? Casi preferiría que me tratases como a una mierda, como a una máquina que simplemente funciona, una computadora que se limita a dar respuestas, antes que darme esperanzas. Casi todo el mundo lo hace, ¿por qué no tú? Ojalá fueras aunque fuera la mitad de inteligente para comprender que si de repente me quedo en silencio no es porque me haya cansado, o haya renunciado, sino que ojalá del mismo modo que he insistido y te he buscado, tú empezaras a buscarme y a insistirme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s