Romanticismo

No quiero llegar,

afluir a mi destino,

no quiero enfrentarme a la realidad,

volver al trabajo, a la casa, a la familia,

que el tiempo se detenga,

que el trayecto se alargue y ojalá me quede congelado en este paisaje por siempre;

no quiero contemplar tu rostro,

ni el mío reflejado en las aguas procelosas de un río,

estresado, revuelto, como cada cual que hallo en mi devenir cotidiano;

en este entorno que todo lo diluye me refresco,

en este medio sin referencias me hallo,

ni en tu casa ni en la mía, ni en el nacimiento o en la muerte,

esos son los lugares comunes,

sino en medio del viaje a ninguna parte;

no temo a la carretera estrecha,

no hay pavor ante el camino que parece cerrarse,

no hay desconfianza ante este vacío, sin embargo repleto de vida, repleto de existencia,

huir hacia fuera por no enfrentarse al destino reticente,

escapar hacia lo profundo por encontrarse a uno mismo,

huir, siempre fugarse, por disolver las estructuras, por mero romanticismo,

y sin previo aviso con el caos toparse.

Anuncios

Un pensamiento en “Romanticismo

  1. Lidia Nechuna

    No hay duda que eres una persona especial, tus escritos lo delatan y encuentro en ellos lo distinto que te hace extraño, tus dudas que no llegan a hacerlo , es como una defensa personal que que arranca en algo que sientes pero al mismo tiempo te arrepientes, eso es lo que me trasmites al leer esos pensamientos Angela Lidia

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s