Islandia

Conducir por la noche, por la montaña y en plena lluvia,

y la tentación de los precipicios y de los abismos,

pero una voz que por detrás recita: No, todavía no, porque aún no has ido a Islandia;

la curiosidad de vivir una sociedad con tan poca gente,

la sorpresa por cómo debe ser residir en un lugar organizado,

con un invierno eterno, eso sí,

pero de habitaciones calefactadas y abrigos caldeados;

tan reducido número de residentes que la democracia funciona,

y aún de ese modo con tanto territorio sobrante,

que si habitar solo y aislado quieres puedes,

entre volcanes y glaciares, entre grutas interminables,

sobre la dorsal por la que se le abren las tripas al mundo,

donde Julio Verne imaginó que la aventura comienza hacia el interior y lo profundo,

y desde donde los vikingos iniciaron su intento de conquista del nuevo mundo;

me imagino, y me pregunto, cómo debe ser,

perder tu trabajo y poder comenzar de cero,

o desesperarte por tu empleo y no tener por qué perpetuarlo porque otra cosa puede haber,

sin defenderlo como si de una propiedad feudal se tratase

porque llega una edad en la que cambiar de rumbo ni en sueños cabe;

cuando te haces viejo y nadie te busca,

nadie cree que puedas hacer otra cosa distinta de lo que ya has acometido,

mas sin tener que preocuparse por si habrá o no pensiones;

cómo debe ser, no residir en una sociedad hacinada, que envejece, que se finiquita a sí misma,

donde por esgrimir una opinión que no sea bienpensante se te tilde, se te ponga un adjetivo,

por contra marchar a donde tan pocas personas permanecen,

que es posible que el vecino al otro lado de la calle pueda residir en otro mundo,

pensar distinto, sin hablarnos, cada uno respetando el espacio del otro,

y no por ello ser enemigos.

Anuncios

Un pensamiento en “Islandia

  1. Lidia Nechuna

    Acabo de conocer Islandia, casi se podría decir el país del hielo, la describes tal cual es , pobre ,donde la pesca es lo casi unico recuerso para sobrevivir , de largas oscuridades , y de largas claridades, de la triste vida de sus escasos habitantes,Una vez más debo decirte para mí, muy buena en sus detalles poéticos al estilo de Manuel Sierra.esperaré tu próxima publicación, como siempre con admiración Lidia Angela

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s