Maravillas

Cuando imagino maravillas a la vera de mi cama,

en sueños extender la mano y al alcance artilugios, cachivaches y aparatos prodigiosos,

en la penumbra del dormitorio, al lado de mi cuerpo reposando,

lo que soy capaz de elucubrar en cuanto a milagro,

pero cuando de verdad alargo el brazo

y solo la lámpara sobre la mesita de noche hallo,

nada más, la soledad, la sorpresa, el desamparo, el escarnio,

como cuando se mira hacia arriba buscando a Dios

y solo se encuentra la bombilla desnuda en el techo del cuarto,

como cuando se anhela una sonrisa

y la Luna te hace imaginar dientes de gato en el barro,

bailarines en la sombra, música en los rincones,

pero todo imaginario, ilusorio,

como cuando al final uno anhela quedar dormido,

y el desaliento ante la sustancia irreal de lo que se sueña como sustituto no se hace cargo.

Anuncios

Un pensamiento en “Maravillas

  1. Lidia Nechuna

    He leído tu comentario sobre los restos del día, un título muy llamativo.Maravillas escritas por tí me hace imaginar en el apagar de la luz las cosas más extrañas, que te dela un desear de dormir pero que no llega,y que realmente no se porque cuando uno busca a Dios ,miras hacia arriba aunque solo exista el techo , y sigues soñando, como siempre me encanta , me encandila tu modo de pensar cuando escribes Manuel Sierra con admiración Lidia Angela

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s