Nada que no me haga sentir un individuo

Imagínense que hoy pretendía escribir una crítica de cine de la película que viera ayer, con el título de la cinta y un cártel de la misma sobre estas palabras. Pero ante los escaparates del multicine, primero, contemplé que ninguna me interesaba, que era más de lo mismo, variar sobre lo previamente hecho, con escasa trascendencia. Bueno, no era la primera vez que sucedía. Podría dejarme guiar por alguna recomendación, por los premios Óscar, los Globos de Oro, por el instinto. Sin embargo, el asco de que todo esté politizado, mi ánimo destruido moralmente por lo políticamente correcto, la sensación de que si entras a ver tal título se te ponga una etiqueta, y si vas a tal otro un adjetivo distinto. Así que a protestar, a hacer boicot de todo lo que no me haga sentir un individuo, de la mejor y única manera que tengo puesto que mi voz cada vez alberga menos peso. Me tomé a mí, y a mi cartera, y me largué a casa.

Y lo mismo ocurrió ante la casa de libros, la tienda de cómics, el escaparate de camisetas con mensajes sugerentes, etc. Me fui con mi soledad a otra parte. Cuando me rijo por mi ética, cuando trato de no hacer daño a nadie, cuando lo que mayormente busco es un poco de comprensión, de cariño, de respeto, cuando no me parezco en nada a la gente a la que se le denuncia, cuando por algunas características que poseo, solo por poseerlas, y no por el conjunto de mi persona, me siento denunciado, cuando prácticamente parece que mi lucha sea ser un individuo.

Y cuando me refiero al artículo “un” y al sustantivo “individuo”, no me refiero a masculino, sino al género neutro. Un individuo, ni hombre ni mujer, ni de izquierdas ni de derechas, de mi tierra, de mi cultura, rechazando todo aquello que trata de descomponer mis particularidades, mis excentricidades, aquello que trata de arrancarme la carne del cuerpo y ponerme otra para hacerme reconocer como miembro de un determinado colectivo, sea cual sea; en contra de que pretendan ponerme en el mismo saco que a otros, cuando estoy convencido de que el mejor sistema ya no es la democracia, sino el “Estado de Derechos”, es decir, una situación en la que cualquiera de tus aspiraciones se vea reconocida por la ley siempre que no coarte ni perjudique las aspiraciones de otros/as.

Si quieres que luche por el bien común dirígete a mi persona individual, y convénceme como persona individual, sin gritar, sin tratar de humillarme primero para amedrentarme y descompuesto de orgullo sumarme a tu causa, sin utilizar expresiones como “hemos decidido” cuando ni mi opinión me has preguntado, o decir cosas como “el pueblo lo quiere” cuando nadie me ha interrogado.

Un individuo en definitivas cuentas. Sí, un individuo, individualismo, con lo mal que suena eso a tus ojos. Pero para ti un individuo. Porque si pretendes hacer proselitismo no me tendrás a tu lado. Porque si eres  de quienes dicen: “O estás con nosotr@s o contra nosotr@s” ni me dirijas la palabra. Cuando cada vez hay menos ganas, menos ánimos, incluso de aquello que me relajaba, ver cine, acudir al teatro, leer un libro de reciente publicación, cuando hacerlo significa sumarse a una causa; a cualquiera, poco importa el signo. La protesta es pública, y no puede valerse de aquello que se vale de comprar una entrada. Lo siento pero no voy a sostener tu publicidad encubierta. Cuando empiezo a dudar si quiero que la humanidad se perpetúe o se extinga; cuando he alcanzado una situación en que no me atrevo, me da pánico, terror, trabar contacto con otras personas por lo que pueda pasar o lo que se pueda pensar; cuando he llegado a un punto en que me da miedo desear; cuando cada vez parece más claro que mi aspiración debe ser buscar un lugar recóndito y guarecido, alejados de los chillidos y aclamaciones, para quedarme ahí tranquilo y fenecer en paz. Para ti soy un individuo. Espero que nunca lo olvides.

Anuncios

Un pensamiento en “Nada que no me haga sentir un individuo

  1. Lidia Nechuna

    He leído tu crítica acerca de la película que trata al individuo, el individuo es una persona independiente de los demás,un ser autónomo que se define por su capacidad racional y su fuerza de voluntad, yo lo verí como un despectivo de persona , y que la política trata de separar por sus ideas distintas o iguales, en verdad uno está asqueado de ver y oir ,miles de razones y por eso sería bueno cambiar democracia por “Estado de derecho” y no te recluyas tu puedes entrar en esta lucha Manuel Sierra,con admiración Lidia Angela

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s