Archivo de la etiqueta: Poema

Disfruta la tormenta

Ojalá que en tus atardeceres te acompañe la música celestial,

que al recorrer los cielos límpidos, los horizontes profundos,

las melodías sean propicias en los instantes de luz sobrenatural;

los truenos y relámpagos con Beethoven se vuelven acogedores,

disfruta la tormenta,

los estruendos no infunden miedo ni pavor frente a la belleza de la hecatombe;

Sigue leyendo

Anuncios

Un clavo

Tienes derecho a aferrarte a un clavo ardiendo,

tienes derecho a no avergonzarte a la hora de buscar compañía,

a pedir auxilio cuando las lágrimas te acogotan,

a clamar por salvar la distancia cuando te ves solitario sobre el precipicio;

si los demás se alejan, por cobardía,

simplemente porque no les interesa,

o por el miedo a sustraerse a su propio desarraigo,

es otra circunstancia;

Sigue leyendo

Irrepetible

El caos del otoño trae situaciones irrepetibles.

Si me preguntan: ¿qué hiciste ayer? Contestaré:

Preparé dos temas, no fui de cervecitas, no tramé cháchara insustancial, no revelé detalles de mi vida personal, no frecuenté ambientes perversos, no conocí al amor de mi vida, no conversé con chavalas ufanas;

pero preparé dos temas, y contemplé un atardecer.

Sigue leyendo

Ballena

Un motivo para levantarme de la cama, 

tan sencillo y 

tan difícil 

como eso, 

algo que desaliente el desaliento, 

que engañe al desengaño, 

que hilvane hilo al nihilismo; 

seguiré respirando por inercia, 

mirando al techo por reparo, 

la mente en blanco por sistema, 

en mi habitación repleta de recuerdos,

pero a quien lo ha visto todo, 

¿que le queda?

Asfixiándose tal cual ballena varada.

Música circunstancial

A veces la impresión: 

el sonido de mis palabras recuerda a 

esa música entre medias de grandes melodías,

esa de las películas que se desarrolla en los actos anodinos, 

en la que casi nadie echa cuenta; 

como diciendo: por mucho que redacte 

las historias carecen de grandilocuencia, 

a semejanza de música circunstancial, 

rellenan el vacío 

pero no lo nutren, 

no se distinguen del silencio;

resulta monótono y fácil de obviar.