Archivo de la etiqueta: Soledad

La vida en el Pólipo

Novela de ciencia-ficción. El Pólipo, un hiperrascacielos de dos kilómetros de altura, construido con materiales ligeros, tan alto que en las alturas por acción del viento incluso se mueve, baila, como un pólipo de coral mecido por la corriente.

Sigue leyendo

Anuncios

Decadente

Con aire decadente y la mente en suspenso,

falto de fe y de confianza cuando quisiera hacer lo correcto,

estoy tan cansado, la cabeza se me va,

agotado, se me olvidan las cosas, las pienso, me voy y ahí están,

escapar de la masificación urbana,

Sigue leyendo

Razones

Una carretera de montaña con apenas anchura para dos coches. Tengo que dar la vuelta, no se me ocurre otro sitio donde hacerlo que ese. Provengo de una curva, voy hacia otra a apenas cincuenta metros. A mi espalda un precipicio considerable, tanto que me entra el pánico por el vértigo. Si un vehículo se aproxima por alguno de los lados no tendrá tiempo para parar ni espacio para esquivarme, sobre todo si es uno de esos turistas mentecatos que circulan a noventa en una carretera de cuarenta. La pendiente de la calzada es tal que al retroceder la gravedad tira de mí. Más pánico, el terror me paraliza. Pero acierto a pisar el pedal, ninguno coche viene. Consigo incorporarme, sigo vivo.

Sigue leyendo

Blade Runner 2049

Más de dos horas y media de metraje, el desarrollo demasiado lento en algunas escenas, varios giros de guión que no se comprenden. Y sin embargo, te quedas con ganas de más. El culto ha evolucionado, se ha vuelto silencioso y minimalista, deja de ser recargado, deja de basarse en la acumulación de residuos por doquier, el menos es mas, y el resultado es apabullante, sobrecogedor. Perdón por adelantarlo, pero en esta ocasión no hay frase del final, y sin embargo no hace falta frase del final. Las esperanzas que uno tiene, los miedos que a uno le acogotan, se encuentran ahí. Todo lo que sabías se queda en nada, esa es la esencia del ser humano, y la de decidir, y de tomar una decisión difícil y fatal cuando llega el instante. Creo que no me hace falta escribir más.

El rincón de los monstruos

Esa esquina del dormitorio sin personalidad alguna, en la pared opuesta a la ventana, en el punto más alejado de la entrada. Ese lugar al que solo llegas rodeando la cama, que resulta tan anodino que solo merece colocar allí aquel mueble o complemento que absolutamente carece de importancia. La mesilla de noche gemela a donde situas el despertador que colocas ahí para no descuadrar, el perchero, la lámpara de pie, ese arcón que te han regalado y que no sabes donde poner.

Sigue leyendo